Marketing verde y publicidad ecológica. El respeto por el medio ambiente es tendencia.

A la hora de definir y estudiar las variables que influyen en la experiencia de compra de los consumidores lo único que tenemos claro es que son muchas y muy diferentes. Una de las que está tomando cada vez mas fuerza es el deseo de reducir la huella ambiental. Cada vez somos más conscientes de lo que nos jugamos y de lo que cada uno de nosotros puede hacer , esto hace que aumente el interés por empresas que ofrecen productos y servicios alineados con esa expectativa. De este modo, crece el marketing ecológico y el consumo responsable. 

El cliente actual es una persona que se informa con detenimiento. Quiere conocer las características y beneficios de un producto, pero también cuál es la historia, la visión y la filosofía de la empresa que lo fabrica o lo comercializa. El marketing ecológico transmite confianza.

La pandemia nos ha hecho cambiar los hábitos de consumo y las empresas han tenido que reinventar sus procesos en un horizonte de cambios. Esta  transformación  ha incrementado el compromiso de los consumidores con el cuidado de la naturaleza. Son cada vez más conscientes de  que el consumismo produce efectos negativos a largo plazo sobre el  planeta. Nuestros  recursos son limitados y  las empresas, que son conscientes de ello, apuestan por este tipo de marketing. Los valores influyen en las decisiones de compra de los consumidores ecológicos y el consumidor prefiere apostar por un negocio que comparte sus mismos principios.

La publicidad ecológica muestra la mejor versión de una marca que implementa los cambios necesarios para lograr el fin. Este tipo de promoción está muy vinculado a los valores. Y, por tanto, envía mensajes que dejan huella y perduran en la memoria del espectador. Estas campañas publicitarias transmiten hábitos positivos. Es decir, educan y forman al espectador.

Este tipo de publicidad es una excelente herramienta de diferenciación comercial frente a la competencia. De este modo, muchas empresas diseñan su propia estrategia para conectar con el público objetivo y adquieren un compromiso corporativo en una doble dirección. Por una parte, ofrecen productos y servicios que mejoran la vida de los clientes. Pero, a su vez, también muestran su responsabilidad en la protección del entorno. El impacto del marketing verde, por tanto, repercute de forma positiva en la sociedad.

Este cambio de perspectiva inspira a otras personas que integran nuevas rutinas en su estilo de vida. Por este motivo, el alcance del marketing ecológico va mas allá del plano corporativo y los resultados positivos se perciben en el medioambiente.

¿Qué beneficios nos aporta la publicidad ecológica? 

Nos permite reforzar la imagen de marca o branding corporativo . Impulsa la excelencia como forma de diferenciación frente a otros competidores directos. Favorece  la innovación e incrementa el aprovechamiento y la gestión de los recursos disponibles.

El respeto por el entorno es un valor que las empresas sostenibles muestran en la teoría y en la práctica. La comunicación de todos estos principios es clave para construir un vínculo de confianza con los consumidores. Y el marketing verde es la mejor forma de expresarse.

Si te gustó nuestro artículo puedes comentarlo en las redes sociales