Existen aspectos de impresión que son muy técnicos pero debes conocer para conseguir que tu trabajo tenga el aspecto que deseas. El sangrado es uno de esos conceptos.

¿Qué es el sangrado en un documento?

Es la distancia de seguridad que se añade alrededor de un trabajo para que, cuando se realice el corte con la guillotina en la imprenta, este tenga el aspecto deseado.

Si tu documento tiene el fondo blanco las sangres no son preocupantes. Pero si por el contrario hablamos de una composición con color de fondo o imágenes debes tenerlo muy en cuenta para que no aparezca una linea blanca entre el final de tu documento y el borde de la hoja. Mientras que el sangrado aporta belleza al diseño, su ausencia genera el efecto contrario.

Para evitarlo lo que debemos hacer es extender todos los elementos de diseño que queremos que lleguen hasta el borde de la página  3 milímetros fuera de la zona por donde vamos a realizar el corte. Por el contrario, aquellos elementos que son importantes de conservar, como los textos o tablas tendremos que separarlos convenientemente de la zona de corte, manteniendo el margen de seguridad hacia el interior.

Sangrado en impresion

Cuando tu trabajo llega a la imprenta se imprime de forma  agrupada en hojas grandes que llamamos pliegos y que luego se cortan con la guillotina al tamaño deseado. Durante el proceso de impresión y de guillotinado, las hojas están sometidas a pequeños movimientos o deslizamientos entre sí (de izquierda a derecha, y/o de arriba abajo), de manera que no quedan perfectamente alineadas.

Imagina que no le hemos dado sangrado a nuestro flyer, al cortar nos encontraremos con algunos de ellos que llevan un pequeño margen blanco arriba o abajo, en la izquierda o derecha, es dificil que encontremos un flyer que esté bien.

Pero si nuestro flyer lleva 3 mm de sangrado, podemos cortar con tranquilidad porque ese deslizamiento quedará disimulado y nunca veremos márgenes blancos.

Otro recurso que emplean las imprentas cuando los trabajos no llevan sangrado es cortar 1 o 2 mm por cada lado, o ampliar el trabajo al 101% o 102% para generar ese sangrado artificial. Pero para que este truco funcione no tiene que haber ningún texto o elemento importante cerca del borde, es decir, hay que respetar lo que llamamos márgenes de seguridad, un término que te explicamos en otro artículo.

Si te gustó nuestro artículo puedes comentarlo en las redes sociales